Tiempo estimado de lectura: 25 minutes, 25 seconds
Share Button

Pregón 2015 Facultad Economía y Empresa Universidad de Murcia

Buenos días a todos, en primer lugar muchas gracias a la Delegación de Económicas y a los responsables de la Facultad por el ofrecimiento que me hicieron para que fuera pregonero, algo que acepté de inmediato.

También quiero agradecer al que haya tenido la idea de invitarnos a churros con chocolate esta mañana…sigue siendo la mejor manera de que la gente venga a escuchar charlas, a priori aburridas. En fin, voy a tratar de que ésta no lo sea.

Como decía, es todo un orgullo para mí poder estar aquí hoy, con vosotros que sois el futuro de este país y de esta bonita Región. La verdad es que no suelo hacer estas cosas, lo mío es estar al pie del cañón trabajando a caballo entre una empresa y otra, así que para ser resolutivo he pensado que lo mejor que puedo hacer es contaros con detalle como he llegado hasta aquí. Espero que a través de estas líneas podáis sacar algunas conclusiones que os sean útiles en alguna faceta de vuestras vidas, y aunque a priori muchos de vosotros me veáis como algo lejano,  una vez que os cuente como lo hice y como lo hago para ser lo que soy, se os va a caer el mito de los empresarios.

Yo soy empresario, y no un empresario normal, soy un Joven Empresario, y esta palabra aunque suene muy fuerte y profunda no es más que una decisión que tomé hace unos 4 – 5 años.

Empecé como se debe empezar, desde abajo, vendiendo por la calle tarjetas de crédito American Express. No era algo fácil por varias razones, porque cada tarjeta de crédito costaba €90, porque los Bancos daban las suyas gratis, y sobre todo porque la gente pensaba que American Express era un Agencia de Viajes rápidos. J

Recuerdo que me dejaban en una calle de un pueblo cualquiera de Murcia y me decían:

-La acera de la derecha para ti y para Rafa, (mi compañero), la acera de la izquierda. “Ya sabéis que tenéis objetivos diarios. Tenéis que vender 2 tarjetas obligatoriamente al día, y si no cumplís vuestro objetivo se os acumula para el día siguiente, y así sucesivamente.

Es más, si en cinco días no habías cumplido por lo menos en tres ibas a la calle. El primer día fue realmente duro pues es muy complicado que el dueño de un kiosco  vea interesante que con la American Express, cuando compras un billete de avión en segunda clase para ir por ejemplo a Nueva York, con la tarjeta, te suben a primera clase siempre que haya sitio.

-¡Hijo mío, si yo no salgo de Puente Tocinos!”Me decían.

Tras la primera semana de trabajo, mi compañero Rafa ya había volado, o mejor dicho, ya se había estrellado. El nivel de rotación de esa empresa era increíble, y yo que había sabido sobreponerme a ese trabajo tan poco gratificante, me había convertido en una persona con mucha capacidad de venta. En un mes era ya jefe de equipo. Vendí tarjetas a pescaderos, kiosqueros, grandes empresarios (los que tocaban en mi acera) e incluso al dueño de un club de alterne. En la venta persuasiva, los matices son trascendentales, y según como se formulen las preguntas los resultados son unos u otros.

Una cosa es llamar a una puerta y decir:

– “Buenos días vengo de American Express, ¿me puedes abrir?”En cuyo caso le das la opción a que te digan que no te abren, y así casi nunca lo hacen.

Y otra cosa es llamar a esa puerta y decir:

– “Buenos días vengo de American Express, ¿me abres? Ahí no le das la opción, y  te abren. El ¿me puedes abrir?, sobraba.

Cogí tanta soltura que algunos días a las 11:00 hrs ya había cumplido mi objetivo y sin que nadie se enterara cogía el coche a escondidas y me iba a Madrid a hacer alguna entrevista para cambiar de trabajo. Tras unos meses de dura venta cambié de trabajo, me contrataron en una conocida empresa y dejé aquel trabajo tan poco gratificante a priori. Sin embargo aquella experiencia fue realmente positiva pues aprendí mucho, sobre todo de mí.

La venta es la primera línea de la cuenta de explotación, nunca penséis que vender no es importante, de hecho es lo más difícil; por eso nadie quiere hacerlo y muchos de los que lo aceptan lo hacen por desesperación, por eso tiene mala fama. Sin embargo la persona más importante de una empresa es la que más y mejor vende. Los inicios son duros y yo, un licenciado con máster, que durante mi carrera universitaria había trabajado como Becario en empresas como General Electric y Morgan Stanley empecé así, y no sentí que aquello fuera un paso atrás. Así que no dejéis pasar una oportunidad de trabajar porque se pueden aprender muchas cosas muy útiles para vuestra vida.

  ESTE ES MI PRIMER CONSEJO: No dejéis pasar una oportunidad de trabajar aunque creáis que es un trabajo que no os corresponde porque seguro que aprenderéis algo positivo.

Tras aquella experiencia vinieron otras en entornos distintos, tanto en grandes empresas nacionales, como multinacionales,  y terminó con una enorme crisis en el año 2008 que acabó con una cuarta parte de las empresas de España, y casi conmigo, que pasé de cobrar casi €100.000 al año y estar en la cima de mi pequeño mundo, a estar en la calle y con 5 años de crisis por delante. De repente todo aquello se evaporó.

Así pues, y sólo un mes después de aquel varapalo, decidí ponerme a buscar empleo  casi a cualquier nivel, empecé a enviar cv´s a muchos sitios y me puse a estudiar, a estudiar muchas cosas nuevas, porque nunca hay que dejar de estudiar. Sin embargo no todo fue malo, pues al mes de encontrarme en la calle conocí a una chica que con los años se convirtió en mi mujer y que fue la motivación que necesité para dar un paso más allá en mi carrera profesional. En mi caso estar motivado es fundamental. En general la mayoría de las personas necesitan una motivación para poder levantarse y cambiar una situación que se ha tornado del revés.

Decía el famoso psiquiatra Víctor Frank que durante en su estancia en el campo de concentración de Auschwitz sólo conseguían mantenerse vivos los prisioneros que se mantenían motivados por algo. Él les decía que tenían que pensar en algo que les agarrase a la vida, el resto, los que no conseguían una motivación o la perdían, morían en semanas.

AQUÍ OS DOY MI SEGUNDO CONSEJO: Buscad vuestra motivación hasta que la encontréis, porque ahí va a estar la palanca necesaria para sobreponeros a los vaivenes de la vida.

En definitiva, ¿cuál fue aquel paso que di más allá en mi carrera profesional? El objetivo era seguir buscando la excelencia como profesional, pero esta vez por cuenta propia. Cuando me quedé sin trabajo no fue tanto por culpa mía, sino por la mala gestión del principal accionista de la Compañía que gestionó la empresa de una manera nefasta, desoyendo en este caso los consejos que en alguna ocasión le di.

¿Os parece justo que os quedéis sin trabajo porque vuestro jefe sea un incompetente? Quizá lo más lógico es que os quedéis sin trabajo porque vosotros seáis los incompetentes, es decir que lo más justo es que la culpa sea siempre vuestra. Sin embargo hay mucha gente que pierde su trabajo por culpa de otros. Con esto no trato de eximir las culpas y buscar otros responsables más allá de nosotros, todo lo contrario, nosotros somos los que tenemos la responsabilidad de hacer lo suficiente para que nuestra vida no dependa de otras personas. ¿Entonces por qué digo que conocer a mi mujer cambió mi vida? Pues porque a partir de ese momento no quería que el futuro de mi familia dependiera de nadie más que de mí. Esto parece obvio, pero no lo es tanto, y se cumple en pocos casos, es más,  en mi caso tuve que trabajar mucho para que así fuera, pero fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Siempre me preguntan por una de las frases que suelo utilizar, “trabajo para ser libre, porque ser libre significa no depender de nadie”,…. bueno si, significa depender sólo de uno mismo. Ser libre es dictar uno mismo su destino, y para ello hay que esforzarse mucho, y trabajar más. Para ser libre no hace falta ser empresario, puede ser uno libre siendo muy  bueno en lo que uno hace aunque seas empleado,  ya que si te quedas sin trabajo,  por las razones que sean, siempre tendrás muchas oportunidades para encontrar otro trabajo, pues serás un trabajador muy valioso.

ESTE ES MIN TERCER CONSEJO: Da igual a lo que os dediquéis, trabajad siempre buscando la Excelencia…

Como os he dicho, en mi caso yo elegí trabajar por cuenta propia, lo que conlleva un esfuerzo adicional, porque debes poner algo en marcha desde cero y además implica correr ciertos riesgos que debes asumir, pero pensé, ¡!!Qué diablos sin riesgo no hay gloria!! Me senté en la mesa de mi dormitorio y desde allí empecé a planificar lo que quería hacer, y me hice la gran pregunta que todos nos debemos hacer: ¿Qué me gusta hacer? Esto es básico para iniciar una aventura empresarial; me da igual si es para crear vuestra propia empresa, o si es para trabajar como empleado. Es básico que hagáis lo que os guste hacer. Obviamente no es algo fácil, pero no imposible. Debéis pensar que en un mundo tan competitivo como este, en el que como empleados o empresarios debéis competir por unos recursos limitados, tendréis mucha más ventaja si os gusta lo que hacéis, ya que será la única manera de que le dediquéis más horas y esfuerzos que vuestra competencia, lo que os hará unos profesionales más valiosos y esto os hará fuertes y por tanto os hará libres. Debéis por tanto hacer el ejercicio de analizar todos los caminos y ramificaciones posibles que partan o lleven a lo que os gusta hacer, y a partir de ahí ver de qué manera se puede explotar mercantilmente eso. Me da igual si os gustan los animales, escribir, los deportes de aventura o coleccionar sellos; si generáis una propuesta de valor alrededor de dicha actividad siempre habrá alguien que esté dispuesta a pagar por ello.

AQUÍ ESTÁ MI CUARTO CONSEJO: Trabajad en lo que os guste, o que esté directamente relacionado en algún aspecto.

¡Ah!, por cierto otra cosa, para concretar lo que queréis hacer debéis haceros otra pregunta de manera simultánea: ¿Tengo dinero, tengo tiempo? ¿O tengo de las dos cosas? Como futuros gestores que sois debéis saber que todo en la vida cuesta algo, nada es gratis, y si creéis que algo es gratis ya os digo que no es cierto, le está costando dinero o recursos a alguien, que por lo que sea os lo da, cede o regala. Bien, esto se llama el coste de financiación. En el caso que nos ocupa y para ponernos en marcha con un negocio, hemos de adaptar nuestra idea a los recursos de los que disponemos, es decir a nuestra capacidad de financiación. Generalmente si tienes dinero fabricas o vendes productos que requieren de una gran inversión, y si lo que tienes es tiempo das un servicio. Por eso no puedes poner una fábrica de coches sin dinero, pero a lo mejor si tienes mucho tiempo puedes poner en marcha un blog en el que enseñes trucos caseros de mecánica para usuarios básicos.

En este sentido, y como a mí lo que me sobraban eran horas, decidí que la financiación que iba a poner sobre la mesa para mi negocio era todo el tiempo del mundo.

Como ya tenía algunos años de experiencia, y había visto muchas formas de gestionar, decidí dedicarme a enseñar a empresarios a gestionar mejor su empresa, y además como me había puesto a estudiar otra vez, tenía todos los conceptos muy frescos. Elegí como oficina inicial mi casa, y me compré otro teléfono de una línea muy económica para las llamadas de trabajo, y a partir de ahí me puse a revisar todos los clientes que tenía: …..y me di cuenta que no tenía ninguno. Algunos pensaron que ponerme por mi cuenta en el inicio de la crisis era algo tan valiente que era casi estúpido, pero lo que otros veían como amenaza yo lo vi como oportunidad, y esto no es un tópico, porque… ¿Qué mejor momento para asesorar empresas, que en una crisis? Era el mejor momento. Así que me fui por los Bancos que conocía y me ofrecí para ayudar a sus clientes, es decir para ayudar a que sus empresas clientes estuvieran mejor gestionadas y que por tanto pagaran sus préstamos etc.…, claro los Bancos estaban encantados. Yo le cobraba a la empresa por ayudarle, y el Banco se beneficiaba porque se sentían más seguros.

Recuerdo que mi primer cliente era un señor que vendía marisco y pulpo a los bares de Murcia,…tenía un jaleo…en fin. Hoy día Pepe todavía sigue siendo cliente mío. J

Otra de las cosas que hice fue apuntarme a un Máster, ya que en los Máster se suele conocer gente con tus mismas inquietudes. Obviamente si quieres causar buena impresión de cara a tus compañeros, tienes que demostrar que eres muy bueno, así que me apliqué mucho y demostré mi capacidad de trabajo que se vio recompensada con la mención de honor del máster. Algo que se concretó con la puesta en marcha de una empresa de comercio electrónico con unos compañeros de dicho máster. Una empresa que tras tres rondas de financiación sigue en pie hoy día.

Mientras hacía el máster coincidí en una boda con un compañero de mis estudios en Madrid, que se encontraba en Murcia trabajando a media jornada mientras hacía cosas por su cuenta. En esa boda hablamos y surgió el flechazo y nos unimos y juntos creamos una firma de consultoría. Siempre digo que las dos relaciones más duraderas de mi vida surgieron de dos bodas. JJJ Dejé mi casa como despacho y nos fuimos a una oficina bastante vieja en el centro de Murcia. Al principio hubo meses en los que tuvimos que poner dinero para poder pagar el alquiler y desde luego no cobrábamos, de hecho cuando hubo más ingresos contratamos a una empleada, que cobraba obviamente, y nosotros todavía no. Esto también significa ser empresario, que el dinero no es lo más importante, por lo menos hasta cierto punto: a partir de ahí fuimos trabajando y creciendo como empresa.

Bien, como os decía empecé con un negocio de servicios, que es el de ser asesor. Los servicios tienen lo bueno de la escasa inversión que necesitan, pero tienen lo malo de que son negocios poco escalables, es decir que para crecer en facturación has de incorporar más personal a tu estructura, pues lo que vendes son horas. “Más horas te reclaman tus clientes, más horas debes disponer para venderles”. Así que llegado un determinado momento decidí dar un paso más allá y tratar de diversificar al sector de los productos, y me dediqué analizar diferentes sectores y empresas, e invertí en algunas de ellas.

Unas de ellas son Startups que requieren tanto de inversión como de horas de trabajo, y en otros casos son empresas maduras en las que podemos aportar a parte de algunos recursos, capacidad de gestión. De tal manera que aparte del sector de la Consultoría empresarial diversificamos al sector de la alimentación, el mobiliario y la arquitectura ecológica, el comercio electrónico y la comunicación.

Cualquiera podría pensar que he asumido muchos riesgos cuando en tan poco tiempo me he metido en tantos sectores, pero la realidad es que he asumido un riesgo medible, ya que sólo invierto los recursos excedentes de mi negocio de consultoría. Es decir que con los beneficios que genero en mi empresa inicial, me dedico a participar (ya sea con recursos financieros, o con gestión) en otras empresas, pero nunca me juego más de lo que genero, ni nunca abandono lo que me da de comer. Nunca me juego mis habichuelas, ya que si lo hiciera estaría poniendo en riesgo mi libertad, y si me asfixiara financieramente sería preso de mis deudas, algo que nunca he permitido. Para esto es necesario que vuestro negocio tenga un buen motor, un motor optimizado que consuma poca gasolina, porque esa gasolina la vais a necesitar para diversificar en otras cosas.

AQUÍ ESTÁ MI QUINTO CONSEJO: Invertid siempre sólo vuestros excedentes, ya sea dinero o tiempo.

Ahora os veo ahí sentados y recuerdo cuando yo estaba ahí también, y no hace tanto tiempo, y pienso en lo suertudos que sois, y os digo que lo aprovechéis, porque estáis en la mejor época de vuestras vidas, eso seguro. Tenéis que aprovechar el momento que se os ha dado, sólo vais a ser universitarios una vez en la vida, o por lo menos de esta manera. Sacad el máximo partido a todo, y sacar el máximo partido significa que hagáis los máximos contactos posibles, pues en gran parte de los casos uno acaba teniendo relaciones empresariales con sus compañeros de pupitre. Veréis como en la vida no importa tanto que sepas hacer algo, sino que sepas quien lo sabe hacer realmente bien, porque nadie sabe de todo y todo el mundo sabe de algo.

Estad cerca de los mejores estudiantes, para aprender cosas y porque muchos de ellos acabarán siendo vuestros jefes en el futuro. Los guays son los que se ríen de los empollones y eso al final los acaba convirtiendo en los pringados de la historia. Sólo sé que los mejores de mi promoción, en todos los sitios en los que he estudiado, son los que han encontrado trabajo antes, o se han creado el suyo propio y años después están ocupando puestos de responsabilidad; el esfuerzo y el tesón son las claves del éxito en la vida. Yo entré en la Asociación de Jóvenes Empresarios como un asociado normal, y gracias a mi esfuerzo y dedicación dentro de AJE, acabé siendo un integrante muy activo, hasta tal punto que fui evolucionando y pasé a la directiva, y luego a la ejecutiva, y luego fui tesorero y al final he acabado como Presidente. Supongo que sabéis que ese camino no se hace con música celestial de fondo.

AJE es la Asociación de jóvenes empresarios de toda la Región de Murcia, un sitio donde hay 400 Empresarios, donde como os podéis imaginar no es fácil llegar a ser Presidente, y aunque ese nunca fue mi objetivo, si que os digo que nunca hubiera ocurrido si en AJE me hubiera sentado en la última fila. Así que cuando estéis en clase mirad donde estáis sentados,  fijaos en el compañero que está en el pupitre de delante y observad si esa persona se esfuerza mucho más que vosotros,  y si está más implicado en sus estudios que vosotros mismos, porque si eso es así, seguramente dentro de unos años él podrá elegir y vosotros no. Y esto os lo dice uno que hasta los 18-20 años era de los guays y encontró la motivación suficiente para de golpe y porrazo hacer el esfuerzo necesario y convertirse en uno de los empollones, pero de los sentarse en primera fila y preguntarlo todo. Eso sí, yo tuve la suerte de encontrar en esta ocasión también una motivación.

Estáis en la Universidad, y aquí tenéis mucho que aprender, yo encontré algunos profesores que cambiaron mi vida, que me hicieron ver las cosas de otra manera, desde otro punto de vista. Profesores que me convencieron de que el futuro estaba en manos de las personas de a pie, que yo podía cambiar mi futuro y que nada estaba escrito. Y hoy estoy aquí porque cambié mi destino. Pegaos a aquellos profesores que os hagan ser mejores personas, que os den confianza y que os inciten al esfuerzo y la dedicación como forma de construir vuestra vida. Pero tened cuidado con los profesores que utilizan las aulas para adoctrinaros con ideologías políticas, u os digan que el sistema está en manos unos pocos, o que la mejor manera de cambiar el mundo es protestar o llorar o quejarse. Si os dicen eso no les hagáis caso, porque sinceramente hablan sin saber porque nunca han salido de la Universidad, y hablan de una realidad que no conocen.

Como me dijo una vez uno de los profesores que cambió mi vida: “No hay más tonto que el que se cree el más listo del mundo sin haber salido nunca de su pueblo”.

Que nadie os diga que sólo los listos, los enchufados o los pelotas llegan lejos en la vida, pues conozco infinidad de gente con talento que no ha hecho nada por su vida, o gente con enchufe totalmente desenchufada de la vida o pelotas que son unos auténticos  negligentes, y que dejaron de botar cuando el techo se hizo cada vez más alto.  Sólo el esfuerzo y la persistencia van a dictar el destino de vuestra vida, pues dentro de vuestro ámbito os harán llegar donde os propongáis.

Por eso es importante que la Universidad esté cada vez más cerca de la realidad, de lo que demanda la sociedad. Los planes de estudio deben estar sincronizados simultáneamente con lo que pasa y ocurre en el mundo, con lo que se necesita, pues la Universidad está para preparar a la gente para desempeñar un trabajo, y no debe ser fuente de generación de títulos per sé, pues la titulitis no sirve para nada, sólo para pagar tasas, pero no para desempeñar bien un trabajo. De ahí de la importancia de que la Universidad se acerque más a la empresa y no al revés, y que los profesores tengan también experiencia en otros ámbitos, no sólo el académico, pues sólo de esa manera van a ser capaces de transmitir lo conocimientos y experiencias (con mayúsculas) que se necesitan para que un alumno se defienda en la jungla que hay ahí fuera.

En esa línea es también importante que la investigación que se haga desde la Universidad esté basada en los mecanismos necesarios para cambiar las cosas que no funcionan, no digo que no sea importante investigar sobre “por qué el musgo sólo crece en el lado norte de los árboles”, que entiendo que a alguien le interesará, pero ¿por qué no investigamos por ejemplo,  el porqué la mayoría de las empresas que se crean mueren entre los 6 y los 18 meses? O ¿por qué tantos empresarios siguen obsesionados con la gasolina, cuando es el motor lo verdaderamente importante para la viabilidad de su empresa?

La investigación universitaria por tanto debe alinearse con los verdaderos motores que hacen rodar este mundo, está bien investigar en los árboles, pero no nos olvidemos del bosque.

Si hablamos un poco de emprendimiento, os diré que no os dejéis llevar por la moda de la palabra emprendedor, que muchos asocian a crear empresas, y no es así, ya que emprender significa iniciar, poner en marcha iniciativas desde cero. Por lo tanto uno puede ser emprendedor, trabajando como empleado en una empresa, en la  universidad o poniendo en marcha la suya. También os digo que tengáis cautela, pues poner en marcha una iniciativa empresarial conlleva ciertos riesgos, y como os he contado antes debéis afinar bien, pues tendréis 1 ó 2 cartuchos máximo.

Para ir terminando me gustaría contaros otra experiencia personal. Me viene a la memoria mi graduación allá por el año 2000 y poco. Recuerdo que aquellos que aprobamos en junio tuvimos la suerte de que viniera un importante empresario a dar el discurso de graduación. En nuestro caso vino un súper empresario. Este invitado de lujo me dio un pequeño pero gran consejo, y confesó que en la vida él sólo creía en dos cosas, la primera de todas era obviamente en Dios, y la segunda en la gestión, la gestión minuciosa de todos los aspectos de la vida, tanto personales como profesionales, y por tanto no dejar nada al arbitrio de las cosas, sino que en la vida todo depende de uno mismo y de la manera de gestionar cada situación. He llevado esta frase conmigo durante muchos años, y poco a poco la fui interiorizando, hasta tal punto que hoy día toda decisión que tomo pasa por su discriminador filtro.

Fantástico regalo el que me hizo aquel empresario, que hoy no sólo sigue estando vigente, sino que más que nunca es aplicable en la era que vivimos.

¿A qué era me refiero concretamente? Pues me refiero sobre todo a lo que yo llamo LA ERA DEL ESFUERZO PERSONAL.

Una NUEVA ERA que se caracteriza fundamentalmente por la facilidad de poner en marcha empresas con muy bajos recursos financieros. De hecho es algo muy notorio que las grandes empresas de éxito creadas en los últimos 5-7 años han surgido exclusivamente de la creatividad y del esfuerzo de sus fundadores, y no precisamente de su capacidad financiera, que en todos los casos era mínima, por lo menos en las fases iniciales de la empresa. Esta gente no tenía GASOLINA, pero tenían mucho tiempo, ganas, hambre, la mirada del tigre. Hoy por ejemplo se puede crear, una plataforma de comercio electrónico, cuya inversión es ridícula, y distribuir ni siquiera productos propios, sino productos fabricados por terceros, software desarrollado por otros o incluso dar clases de inglés a una persona que vive en Méjico.

Sin embargo como “era del esfuerzo que es”, los principales activos son el esfuerzo y el tesón. Por ello debéis exigiros el máximo esfuerzo, pues una cultura de esfuerzo, dedicación, y sacrificio, os hará libres, pues podréis elegir vuestro camino, porque os lo habréis ganado. Al final el objetivo no es ser empresario, empleado, ejecutivo o jefe,  ni siquiera es ser rico, el objetivo es tener éxito, y el éxito en la vida es ser feliz. No hay nada de malo en tener un trabajo normal si eso os hace felices, pero sí que hay  algo de malo en que no luchéis con todas vuestras fuerzas para conseguir ese trabajo que os hará felices, ya sea porque es lo que os gustaría hacer, o porque os permite estar más tiempo con vuestra familia.

No perdáis el tiempo quejándoos o protestando, o con actitudes destructivas, y alejaos de aquellos que os dicen que el poder debe estar en el pueblo, porque lo hacen para ocultar su mediocridad, y reclaman sin razón todos los derechos del mundo para el pueblo, porque no son capaces de ganárselos por ellos mismos. Pues es más cómodo vivir haciendo muy poco y ocultarse en las grandes masas, mientras esperan que seamos otros,  los que trabajamos de verdad, los que hagamos todo. Cuando os hablen de la clase trabajadora pensad precisamente en la que trabaja de verdad, que de esos hay muchos y llegan donde se propongan, pues conozco a muchos que empezaron con un trabajo muy humilde, y con esfuerzo se han labrado un futuro imposible de imaginar a priori, y os digo de verdad que de estos hay más de lo que os imagináis.

Así que os repito, el poder no está en el pueblo, el poder está más que nunca en la persona, pero en la persona que da lo máximo. Y este es el mejor consejo que os voy a dar hoy, recordad:  El poder no está en el pueblo, sino en la persona, en la que se esfuerza, en cada uno de vosotros...

Luchad por ser distintos, por ser mejores, porque nadie os va a regalar nada en la vida, aunque algunos políticos recién llegados os digan que os van a regalar todo, pues no es así, todo tiene un coste, y si no os ponéis las pilas veréis como vuestros vecinos de esta u otra parte del mundo, os adelantarán por izquierda y por la derecha, pues el esfuerzo y la creatividad empiezan a ser el principal activo que se requiere en la mayoría de las empresas que se crean en la actualidad. Tenéis la suerte de que hoy día lo tangible tiene mucho menos valor, atrás ha quedado la era en la que mandaba el Capital, hoy el poder está más que nunca en manos de los luchadores, ya no hay excusas para no triunfar en la vida, BIENVENIDOS A LA ERA DEL ESFUERZO PERSONAL.

josemigueldelasbayonas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>